lunes, 1 de septiembre de 2008

Echar de menos



Misión vengativa

(Carlos Miguel Giménez O.) [Paraguay - cmgo1979@yahoo.com]

Debo matarte. Para que no hayan complicaciones. Antecedentes a los cuales remitirse. Sería tortuoso para las generaciones futuras. Vendrían de todas partes. De las montañas. De los sanatorios. De los castillos abandonados. Entonces sería más difícil. No habría respuesta para tantas inquietudes.

La medianoche
(Carlos Miguel Giménez O.) [Paraguay - cmgo1979@yahoo.com]

La medianoche se arremolina en torno a una rama atrapada contra el cristal de la ventana. La oscuridad, disidente. Olvidé todo. Este rostro que asoma al borde de mis manos. Estas manos que se destiñen. Este reflejo luminoso que proviene de una sortija. Esta sortija que posiblemente represente la unión con alguien que olvidé. Van a colgarse ridículamente. Tenderán la soga al tejado. En cada extremo habrá alguien jalando. Y sus cuellos estarán duros.

Los ángeles
(Carlos Miguel Giménez O.) [Paraguay - cmgo1979@yahoo.com]

Los buses. Camiones, taxis, autos. Cruzan velozmente. Son apenas un rayo borroso. El rocío no los quiebra. Tampoco la devoción. Ni la muerte de un infante. La procesión de un cadáver hacia su desintegración. Escogiendo cualquier camino en un bosque. O en un territorio falso. Cubierto de cruces y ángeles dichosos. La espada que corta los cirios. Pero las gotas cubren el parabrisas. La balanza que aplasta las flores. El faro brilla su mortuoria señal. Las alas se baten como puñales ceñidos a sus espaldas.

Tifón borrador
(Carlos Miguel Giménez O.) [Paraguay - cmgo1979@yahoo.com]

Cada vez vamos a estar más alejados. Tu mano es sólo un dibujo en el recuerdo. Tus ojos -si los tenías- ya no los tienes. Veo que una tormenta me destruyó intensamente. Arrasó con mi país y mi habitación. Sale una mano entre los escombros. La forma de esa mano adquiere el retrato final. Tampoco tienes una mano.

Verdad cínica
(Carlos Miguel Giménez O.) [Paraguay - cmgo1979@yahoo.com]

Hablé con una desconocida acerca de mis poderes secretos. Le dije todo lo que descubrí al principio. De cuánta gente murió accidentalmente en las pruebas. De los cadáveres que fueron pulverizados. Acerca de los edificios y las ciudades destruidos. Conté sobre las patrullas y los tanques. Los aviones. Cité algunos países cuya existencia es supuesta. Es por eso que nunca aparecen en las noticias ni en los mundiales.

2 comentarios:

larefutadora dijo...

Me gusto la reseña de lo que parece ser una buena invitacion a la lectura de ficcion entretenida. Chocante, directa y cruda.

Anónimo dijo...

FARRAS EN PARAGUAY
FARRAS EN PARAGUAY
FARRAS EN PARAGUAY